(Panamá, 08 de marzo de 2018). Dolia María Herrera Vásquez pasó los mejores años de su infancia rodeada de huertos, caballos, vacas, gallinas y puercos, lo que creó en ella un vínculo especial con la naturaleza que determinó lo que sería su proyecto de vida profesional.

“Siempre supe que iba a estudiar una carrera relacionada con la zootecnia, para mí fue normal estar en el campo. El estar involucrada en la alimentación, crecimiento y desarrollo de los animales o aprender cuándo y cómo cultivar alimentos, fue una gran experiencia que marcó mi vida”, indicó la joven.

Cuando llegó el momento de elegir una carrera universitaria, Dolia se inclinó por estudiar ingeniería agrónomo zootecnista, profesional encargado de desarrollar conocimientos vinculados a la crianza, alimentación, cuidado y manejo de los animales, así como sus productos derivados.

“Me sentí muy cómoda con mi elección porque estudiaba algo que me apasionaba y me sentía identificada, por lo que obtuve buenas calificaciones desde el primer semestre”.

Precisamente fue su buen índice académico, fue lo que le permitió a la joven panameña participar en el programa de becas de la Fundación Benéfica Louis y Marthe Deveaux. Luego de leer un aviso en la prensa e investigar por internet, Dolia acudió a las oficinas con todos los requisitos para optar por una ayuda económica y continuar sus estudios.

“Mi familia es muy humilde y estudiar esta carrera es costosa. Son muchos libros y uniformes que se tienen que adquirir, además están los laboratorios y veranos, por lo que la ayuda de la Fundación Deveaux fue de suma importancia para mi formación académica. Desde el primer momento sus trabajadores me recibieron con amabilidad, respeto y buena disposición a ayudarme”, recalcó.

Al quedar becada en 2015, Dolia continuó sus estudios y logró pasar satisfactoriamente todos los semestres. En el último año de la carrera tuvo que trasladarse a la ciudad de David provincia de Chiriquí, para aprender sobre producción bovina de carne y leche; biotecnología animal; producción equina; formación agropecuaria; entre otras materias de campo.

“En este punto de mi carrera, la Fundación Deveaux también me colaboró económicamente para cancelar la renta de la habitación donde me estaba quedando. Esto significó mucho para mí porque no tenía el dinero y me hizo tomar conciencia de la importancia de la beca y del esfuerzo que tenía que hacer para cumplir las metas”, sostuvo la ex becada Deveaux.

Su tesis fue sobre la evolución de los parámetros de un compost (fertilizante compuestos por residuos orgánicos) en la germinación de semillas de lechugas. “A mí no sólo me interesa el bienestar de los animales, sino también promover el cultivo e ingesta de alimentos orgánicos para el ser humano”, sostuvo.

Dolia logró graduarse en la Universidad de Panamá el pasado mes de noviembre de 2017 y actualmente trabaja para el Ministerio de Educación (Meduca) en varias escuelas de Panamá Este, donde tiene como función principal fomentar en estudiantes, profesores, así como padres y representantes la proliferación de huertos y granjas avícolas con gallinas ponedoras y pollos de engorde

En el futuro le gustaría trabajar en el Ministerio de Desarrollo Agropecuario (Mida) e implementar programas eficaces de producción animal, de producción de alimentos orgánicos para reducir la importación y beneficiar al trabajador del campo e impulsar el desarrollo económico de Panamá.

“Me gusta mi profesión y cada día aprendo mucho más, gracias a mis padres, profesores y al apoyo que recibí de la Fundación Deveaux, por la que siento una profunda gratitud por ayudarme a convertirme en una profesional y en una mujer agradecida, madura y responsable.”, concluyó Dolia Herrera.